Todas las rupturas de pareja son dolorosas e implican un periodo de adaptación a nuestra nueva realidad. Los primeros pensamientos que surgen son negativos: “¿qué voy a hacer ahora?, no voy a encontrar a nadie, me voy a quedar solo/a… Es frecuente, además, que no tengamos ganas de hacer nada y que sintamos cierto grado de ansiedad. Adaptarnos a esta nueva situación requiere de tiempo y voluntad.

En este artículo vamos a proporcionaros algunas pautas para hacerle frente a la ruptura de pareja:

  1. Intenta estar en compañía: Queda con tus amigos, familiares o con cualquier persona que te sientas a gusto. Las relaciones sociales nos permiten alcanzar bienestar y desconectar de una situación tan dolorosa como la que estamos viviendo.
  2. Permítete llorar: Una ruptura implica que las personas afectadas tienen que pasar un duelo. Expresar nuestras emociones y llorar cuando lo necesitemos nos ayudará a desahogarnos y a ver las cosas de una forma más objetiva.
  3. Haz cosas, no te quedes quieto/a: La inactividad favorecen los pensamientos negativos y rumiantes. Es imprescindible que ante una ruptura salgamos de casa y hagamos actividades que nos resulten gratificantes y que sean incompatibles con tener acceso a este tipo de pensamientos negativos. Un paseo, ir al cine, hacer ejercicio físico, pintar… elige cosas que te gusten y hazlas.
  4. Sé agradecido con lo que tienes: La vida está formada por muchas más cosas que la pareja: amigos, familia, ocio, trabajo… En ocasiones nos centramos tanto en la otra persona que descuidamos las demás áreas de nuestra vida. Aprovecha esta situación para centrarte en los demás aspectos positivos de tu vida y sé agradecido/a.

Cada etapa en la vida nos permite adquirir nuevos aprendizajes y crecer a nivel personal. Sin embargo, hay situaciones, como puede ser una ruptura de pareja, que si no se gestiona de forma adecuada puede dar lugar a la aparición de nuevos síntomas de malestar emocional. En ese caso es necesario acudir a un profesional de la psicología que nos ayude a tomar las riendas de nuestro bienestar.