Muchos padres acuden a consulta preocupados por no poder comunicarse efectivamente con sus hijos. “No me escucha”, “hace lo que quiere”, “no me cuenta nada”, son algunos de los comentarios más frecuentes en terapia.

Una buena comunicación es clave para el buen funcionamiento familiar y el fortalecimiento de los lazos que unen a sus miembros. Así mismo, contribuirá de forma significativa en el fortalecimiento de la autoestima de nuestros hijos y nos permitirá corregir satisfactoriamente comportamientos disruptivos.

A continuación os dejamos algunas pautas para mejorar la comunicación familiar:

  • Refuerza positivamente las cosas buena que haga: Es frecuente que, de forma inconsciente, nos centremos en los comportamientos negativos de los niños porque nos generan un nivel mayor de malestar a nivel tanto familiar como personal. Sin embargo, no debemos centrarnos únicamente en ellos. Es importante que os fijéis en los comportamientos buenos que tienen nuestros hijos y que se les refuerce no sólo su buena conducta sino también sus intentos por mejorar.
  • Escucha con calma y sé comprensivo: Ponernos a su altura, mirar a los ojos y hacer comentarios reconfortantes son algunas de las claves para que nuestros hijos se sientan escuchados cuando nos cuentan sus problemas. Evita cualquier elemento distractor (televisión, móvil, internet…), este es vuestro momento.
  • Captar su atención: Si quieres comunicarle algo a tu hijo/a y está ocupado/a, por ejemplo, viendo la televisión, adviértele previamente que vas a interrumpir su actividad porque quieres hablar con él/ella. Al principio puede mostrarse en desacuerdo pero si somos constantes podremos introducirlo como una nueva norma en casa.
  • Órdenes claras y precisas: Evita explicaciones largas, sé conciso. Si quieres que se lave los dientes simplemente indícaselo. La capacidad atencional de los niños es menor que la de los adultos. Si intentamos explicarles la importancia de mantener, por ejemplo, una higiene dental óptima, es muy probable que el mensaje se pierda y surja un conflicto.

A lo largo de las próximas semanas iremos introduciendo nuevas claves para mejorar vuestra comunicación familiar. Sin embargo, no debemos olvidar que cada familia es única, lo mismo que las necesidades de nuestros hijos. Por ello os recomendamos que os pongáis en manos de un profesional que os aporte medidas de comunicación efectiva personalizadas y que realice un seguimiento en el que se resolverán las dudas que hayan ido surgiendo.