Uno de los problemas más frecuentes en terapia, tanto en niños como en adultos, es la baja autoestima, o, lo que es lo mismo, una percepción negativa sobre uno mismo. No obstante, la baja autoestima viene acompañada de problemas de conducta, depresión, ansiedad, estrés, etc… los cuales suelen ser el motivo principal de consulta.

La autoestima, en sí, es el conjunto de creencias, evaluaciones, percepciones y pensamientos que una persona tiene sobre sí misma, y que se basan en nuestras experiencias previas. Tener una buena autoestima es fundamental en el desarrollo de nuestra vida y en la consecución de nuestras metas.

A continuación, os dejamos algunos consejos para mejorar vuestra autoestima:

  1. Acéptate tal y como eres: Todos tenemos virtudes y aspectos a mejorar. Lo importante es aceptar que no somos perfectos. Cada día nos encontramos con circunstancias que nos permiten aprender y mejorar. Debemos darle la importancia que se merece a las cosas que hacemos bien, en el caso contrario aprenderemos de ello. Observa y se consciente de las cosas buenas que haces y de lo bueno que tienes.
  2. Evita las comparaciones: Céntrate en ti y en lo que quieres conseguir. Compararnos con otras personas sólo contribuirá a bajar nuestra autoestima. Es importante crear nuestros propios proyectos personales y tener una identidad propia.
  3. Pensamiento positivo: Focaliza tu atención en todo lo bueno que tienes y en lo que puedes ganar si haces lo que te propones. Pensamientos negativos como “no lo voy a conseguir” o “no puedo hacerlo” son limitaciones que nos ponemos a nosotros mismos. Cambia estos pensamientos negativos por mensajes positivos hacia ti mismo.
  4. No intentes agradar a todos: Cada persona es un mundo y tiene un punto de vista diferente. Intentar ser lo que no somos únicamente por agradarle puede generar no sólo una baja autoestima, sino problemas de ansiedad. Acepta que no podemos caerle bien a todo el mundo y que te tienen que aceptar por lo que eres.  

Conseguir una buena autoestima requiere de un esfuerzo inicial y de la constancia. No es un proceso inmediato, necesitamos tiempo para cambiar nuestra forma de pensar. Conseguir una autoestima alta es posible, sólo debes proponértelo. No obstante, es recomendable acudir a terapia y recibir una atención personalizada por parte de un psicólogo para obtener mejores resultados.