Son muchas las personas que acuden a consulta por diversos motivos y terminan confesando que se sienten inseguras, ya sea de sí mismo, a nivel de pareja o con la vida en general (situación familiar, laboral…). Ese malestar o nerviosismo les impide avanzar y tomar decisiones, se sienten bloqueados y que, literalmente, no avanzan. Es esa inseguridad, o ese miedo a lo desconocido, lo que no nos permite valorar de forma objetiva las distintas opciones que tenemos y seleccionar la que es mejor en cada momento.

A continuación os proporcionamos una serie de pautas que os ayudarán a vencer la inseguridad:

1. Conócete a ti mismo: El primer paso es conocerse a uno mismo. Es importante que respondas a preguntas como: ¿Quién soy?, ¿Qué es lo que quiero?, ¿Cuáles son las cosas que más me gustan de mí?, ¿Qué cosas debería mejorar?, ¿Estoy dispuesto a cambiar?, ¿Cuáles son mis metas?, ¿Qué es lo que me genera inseguridad?. Es importante que seas sincero contigo mismo.

2. ¿Qué necesito realmente? ¡Ponte en marcha!: Una vez tengas claro el origen de tu inseguridad es el momento de hacerle frente. Rodéate de personas que te aporten positividad, dedícale tiempo a tus hobbies y sueños, acéptate tal como eres e intenta
ser mejor cada día, ayuda a otros cuando te necesiten, evita compararte con otros…

3. No podrás controlarlo todo: Sin embargo, habrá cosas por el camino que no dependerán totalmente de ti. La inseguridad puede tener su origen en el malestar que nos produce la incertidumbre. No saber qué va a pasar, si vamos a encajar en un sitio
(por ejemplo, al empezar la universidad) o si conseguiremos nuestro objetivo (por ejemplo, conseguir un trabajo), puede incrementar la incertidumbre y, por tanto, nuestra inseguridad. Es importante que comprendas que no podemos controlarlo todo pero podemos aprovechar estas ocasiones para conocernos mejor a nosotros mismos o para aprender de nuevas experiencias.

4. Practica relajación: A lo largo del proceso habrá momentos que te sientas tenso y/o irritado. Te recomendamos que pongas en práctica técnicas de relajación que te ayuden a ver las cosas con mayor perspectiva.

5. Se constante: Los cambios cuestan pero se consiguen. Debes ser constante y, aunque en algunos momentos puedas dudar de si alcanzaras o no la meta que te has propuesto, no dejes que la frustración o una mala época te impida ser quien quieres ser. Cuando te sientas con menos fuerzas repasa los logros ya conseguidos, valora las cosas buenas que ya tienes y sé agradecido con las personas que te rodean. Sólo puedes volver atrás para coger impulso.

Si estás dispuesto hoy puede ser el primer día de tu nueva vida. Recuerda que el camino no será fácil pero el esfuerzo valdrá la pena.