Seguro que todos hemos visto a un grupo de adolescentes reunidos en un parque o en una cafetería mirando sus teléfonos móviles y sin hablar entre ellos. Las nuevas tecnologías han irrumpido en nuestras vidas y han cambiado nuestra forma de comunicarnos y relacionarnos con otras personas y con el entorno. Durante la adolescencia se produce un aumento en las amistades y las nuevas tecnologías se presentan como una herramienta para el mantenimiento de dichos vínculos.
Es importante conocer que representa el teléfono móvil para los adolescentes, las características y las funciones que lo hacen especialmente atractivo para ellos, tenemos que hacer el esfuerzo de ponernos en su mundo para comprenderlos, aunque no concuerde con el nuestro.

 

  • Identidad y prestigio: La marca o el tipo de teléfono está relacionado con el estatus, un estilo de conducta y estar o no a la moda. Actualmente casi todos los adolescentes tienen un móvil, por tanto, lo que marca la diferencia es que se trate de un teléfono de última generación, que sea físicamente atractivo y que cuente con las innovaciones más recientes.

  • Autonomía: Disponer de un teléfono móvil propio supone poder hablar en cualquier momento, desde cualquier lugar y permite definir nuestro propio espacio personal.Para los adolescentes esta característica es una de las más deseables, ser más autónomos con respecto a sus familiares.

  • Aplicaciones tecnológicas: Las novedades tecnologías generan una gran fascinación en los adolescentes, invirtiendo tiempo y esfuerzo a aprender a utilizar las múltiples funciones que les ofrecen las nuevas tecnologías.

  • Ocio: El teléfono móvil se ha convertido en un elemento fundamental de ocio para los adolescentes, ya que les permiten acceder a numerosos juegos y aplicaciones que favorecen la comunicación, gravar videos, hacer fotografías, etc…

  • Fomentar y establecer relaciones interpersonales: Las nuevas tecnologías nos permiten estar comunicados continuamente y contactar con otras personas, lo que posibilita no sólo mantener sino expandir las relaciones sociales. Esto último es un elemento fundamental en la adolescencia, donde contar con una gran red social supone una prioridad.

 

Las nuevas tecnologías han cambiado nuestra forma de relacionarnos y los principales beneficiaros de ellas son los adolescentes. Es importante conocer los motivos por los que estas herramientas resultan especialmente atractivas para ellos, pues sólo así podremos prevenir un mal uso de ellas.